Los selladores de fosas y fisuras reducen la incidencia de caries en más del 60%.

Consiste en la colocación de una resina sobre las caras triturantes de los molares. Las caries de fosas y fisuras representan entre el 80 y el 90%  de todas las caries que afectan a los dientes posteriores y el 44% en los dientes primarios. Los sellados reducen el riesgo en estas zonas susceptibles y su colocación en niños y adolescentes ha mostrado una reducción de la incidencia de caries del 86% después de un año y del 58% a los 4 años.