Las investigaciones muestran que hay traumatismos bucales cuando los deportistas no utilizan protectores bucales adecuados.

Por este motivo, se aconseja el empleo de un protector bucal cuando el niño o adulto participe en actividades con riesgo de caídas o contacto de su cabeza con la de otros compañeros.

Los protectores bucales están fabricados con un material plástico flexible que se adapta a la arcada superior.

Actúan como protectores de lesiones bucales protegiendo los dientes, labios, mejillas y lengua.